Saltar al contenido

«El cielo de Pekín» Miguel Espigado (Lengua de Trapo)

11/01/2012

RECOMENDADO DE LA SEMANA

COMPRAR

Vivir en la más profunda ignorancia de cuanto se habla y se escribe no solo estimula la capacidad de observación, como le sucede a ciegos y sordos, expertos en rellenar un mundo que reciben incompleto. También estimula la ignorancia, es decir la complacencia por no saber, y pasar de puntillas sobre una realidad que va dejándose atrás como un paisaje de jeroglíficos indescifrables. O quizá solo se trate de sobrevivir. En cualquier caso el profesor ha dejado de hacerse preguntas cada vez que franquea la puerta de la sala de masajes y se deja acompañar por la mujer de las mechas blancas a la salita donde le esperan esas manos que sobresalen de un batín rosa palo de enfermera. […] Todo ser humano tiene derecho a ser asistido cuando su cuerpo y su mente se hallan al borde del derrumbe, y no era otro caso el del profesor, así que…

ESPIGADO, Miguel: «El cielo de Pekín», Lengua de Trapo, 2011.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: